No voy a decir que sea un fan acérrimo de Harry Potter o de J.K. Rowling pero sí diré que desde los 12 años he disfrutado mucho con el universo que esta señora inventó. Las películas de Harry Potter me parecieron buenas en su momento y entretenidas al verlas con un mínimo de perspectiva posteriormente.

Después de terminar con la saga principal de nuestros magos favoritos (sin desmerecer a los Magos de Waverly Place) les ha dado por seguir haciendo caja con el universo mágico de Rowling. El año pasado tuvimos la primera entrega de la nueva trilogía prefijada por Animales Fantásticos, la primera de estas tres entregas lleva por nombre Animales Fantásticos y dónde encontrarlos. Ya tuvimos la oportunidad de ver a un gran actor como es Eddie Redmayne interpretar a un Newt Scamander bastante bien llevado, pero aunque de esa entrega no he escrito nada aún, hoy vamos a hablar de la segunda parte: Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald.

No todo son animales en el paraíso

Pues resulta que no, a pesar de que la película se basa en un libro que es un bestiario, en sí misma no va de animalitos curiosos. Resulta que nos están explicando un pasado para comprender lo que ya hemos comprendido bastante bien en la saga Harry Potter. En cualquier caso no voy a entrar ahí, como ya he dicho no voy a tratar de hacerme el fan crítico porque no lo soy.

Mi crítica va más bien sobre el montaje de la película. Cuando terminó la película me di cuenta de que tenía una cara de tonto y comencé a mirar a los lados por la sala tratando de asegurarme de que no había sido el único en sentir tal vacío.

¿20 minutos inéditos?

No, no es que tenga imágenes inéditas de la película, es que me gustaría saber que han hecho con tantas escenas eliminadas, tantas transiciones y tantas explicaciones que han obviado.

No sé vosotros pero yo me sentí muy perdido en ciertas ocasiones durante la película. Mi política es no hacer spoilers si la película sigue en cines así que no voy a comentar ninguno de los momentos pero si lo habéis sentido al verla sabréis de qué os hablo. Hay varios momentos en los que las escenas se solapan con personajes que llegan a escena o cambios radicales de ambientación que me dejaron loco durante toda la peli.

Primeros planos intracraneales

No sé de quién fue la terrible idea de pensar que por hacer unos primeros planos con la cámara colocada en la mismísima punta de la nariz de los actores nos harían sentir la tensión del momento. Aunque bueno, tenso sí que consiguieron ponerme pero de las ganas que me entraron de irme de la sala. Mi pregunta es, ¿por qué? ¿tan difícil era crear un plano normal donde dos personajes interactuan sin más?

Todos estamos de acuerdo en que en una buena escena digna de las mejores tragicomedias no es necesaria tanta cercanía a la cara del actor. No llego a comprender el motivo por el que lo han hecho así porque solo utilizan este recurso en dos ocasiones durante la película, al inicio y al final. Esto tendría más sentido si no se contradijeran pero es que durante el film podemos ver escenas donde se maneja tensión sin que se utilice dicho recurso por lo que lo hace aún más inútil.

Cámara en mano

Otro de esos «grandes» momentos para mí durante la película fue una escena donde uno de los personajes aparece observando, con cierto tono triste pero a la vez enfadado, un pupitre.

No tendría mucho que comentar sobre esta escena mas que me pareció totalmente innecesaria si no fuera porque la grabó una persona que cirujana no era precisamente. Grabar cámara en mano es un recurso bonito, puede quedar muy bien y te da una imagen más cercana o natural de lo que quieren mostrarte, pero también puede quedar terriblemente mal si no está bien calibrada. 

Decir que me mareé durante esta escena es decir poco. No sé si está grabada con steadycam y editada por ordenador para simular este tembleque o de verdad el que la grabó tenía parkinson.

Veredicto SPM

En cualquier caso, si te gusta la magia o eres fan del mundo creado por J.K. Rowling Animales Fantásticos: Los crímenes de Grindelwald te va a gustar. Quizás no a encantar, pero entretener seguro. Desde SPM te aconsejo que intentes verla con el ojo crítico al mínimo en cuanto a historia, algo de lo que aquí no hablaré, porque se podría coger con pinzas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here